En la Clínica Damalar tratamos de la forma más eficaz y cómoda posible todas las enfermedades del periodonto:

Gingivitis: es la forma menos severa de enfermedad periodontal. Las encías se inflaman, se enrojecen y sangren fácil y frecuentemente (excepto en el paciente fumador). Normalmente hay poca o ninguna incomodidad en esta etapa. La gingivitis es reversible si es tratada profesionalmente y con un buen cuidado de la higiene oral en casa.

Periodontitis inicial: si la gingivitis no es tratada, puede progresar hacia una periodontitis. En esta etapa la enfermedad periodontal empieza a destruir el hueso y el tejido que sostiene a los dientes.

Periodontitis moderada a avanzada: se desarrolla si las primeras etapas de la enfermedad pasan desatendidas. Ésta es la forma más avanzada de la enfermedad en donde ocurre una extensa pérdida de hueso y tejido.

Periodontitis agresiva: se caracteriza por la rápida pérdida de hueso alrededor de los dientes en un breve espacio de tiempo. Se da una inflamación muy marcada sin excesiva acumulación de placa ni cálculo. En estos casos la predisposición genética es muy importante.

¿Qué síntomas y señales de alerta podemos notar?

En ocasiones la enfermedad periodontal puede progresar sin ningún síntoma ni dolor. Durante una revisión dental regular, el dentista busca señales de la enfermedad periodontal, por lo que la enfermedad aún no detectada puede ser tratada antes de que avance.

  • Encías rojizas e inflamadas
  • Sangrado espontaneo, al cepillarse o pasarse el hilo dental
  • Encías que se desprenden de los dientes, blandas
  • Dientes flojos o separados
  • Mal aliento continuo
  • Aumento de la sensibilidad dentaria, sobre todo al frío
  • Cambio en la forma en la que los dientes se encajan al morder y espacios interdentales
  • Cambio en el ajuste de dentaduras parciales
  • Pus entre la encía y el diente, abscesos y flemones